INTRODUCCIÓN

Vacunar a los animales es primordial para la prevención de las enfermedades infectocontagiosas, pero el éxito de esa práctica depende de numerosos factores, es por esto que la vacunación no siempre es sinónimo de inmunización.

 

VACUNACIÓN X INMUNIZACIÓN

Vacunar es el acto de administrar una sustancia biológica en los animales, por cualquier vía indicada para cada producto. Inmunizar es la capacidad de generar estímulos a través de la inoculación de antígenos vivos, inactivados o atenuados, con formación de células de memoria y producción de anticuerpos, especialmente de la clase IgG en niveles suficientes y capaces de proteger al animal en exposiciones futuras. La vacunación es fundamental para el control de muchas enfermedades en todo el mundo.

¿ PUEDEN OCURRIR FALLAS?

Si, pueden ocurrir por diversos motivos y, cuando ocurren, deben ser investigadas, llevando en consideración el conocimiento técnico sobre las posibles causas que incluyen: refrigeración inadecuada, inmunocomprometimiento del animal por medicamentos, acción de parásitos internos, inactivación de la vacuna por anticuerpos maternales y otras (JOZWIK, FRIMUS, 2002; MARTINS, LOPES, FRANÇA, 2009).

FACTORES QUE INTERFIEREN EN LA RESPUESTA A LA VACUNACIÓN

1. ANTICUERPOS MATERNOS

A pesar de que los anticuerpos maternos son importantes en los primeros días de vida, ellos pueden persistir hasta por 16 semanas de edad o más, en niveles considerados no protectores,pero capaces de interferir en la vacunación, este período se denomina “ventana de susceptibilidad”, puede ser variable debido a los niveles de inmunoglobulinas transferidas al animal y tiempo de vida media (MARTELLA et al., 2005; TIZARD, 2014; WANER et al., 1996). Esta inhibición es linfocito B-específica y depende de la concentración de anticuerpos maternos presentes en el animal (TIZARD, 2014).

Se estima que para Parvovirus, cerca de 25% de los perros son inmunizables en la 6ª semana de vida, 40% en la 9ª semana, 60% alrededor de la 13ª semana, 80% en la 16ª semana y más de 95% alrededor de 18ªsemana (SELLON, 2005).

2. CEPAS
La posibilidad de la existencia de nuevas variantes virales abre camino para la expansión del moquillo (cinomosis) a nuevos hospederos, desafiando así la eficiencia de las vacunas actuales (HARDER, OSTERHAUS, 1997) Cuando se trata de Leptospirosis, la seroprevalencia es distinta en cada región y ya que no existe reacción cruzada entre los serogrupos, las vacunas pueden proteger en mayor o menor grado, dependiendo del agente
 involucrado, por lo que se recomienda realizar estudios que permitan evidenciar que serovares y serogrupos están presentes en cada población. (BERMÚDEZ, POLIDO, ANDRADE,2010; GUIDI, 2006).

3. PREDISPOSICIÓN RACIAL
Algunos autores reconocen la predisposición de ciertas razas al parvovirosis. La susceptibilidad de los Rottweilers puede estar asociada a una inmunodeficiencia hereditaria y a la alta prevalencia de la enfermedad de Von Willebrand’s, justificación que también aplica a la predisposición a infecciones más graves en Dobermans Pinscher (CARMICHAEL, 2003; MENDES et. al.2011; YAMADA, 2007).

Perros de la raza Labrador Retriever,American Staffordshire Terrier y Pastor Alemán también pueden ser incluidos en este grupo (HOUSTON et al, 1996). 

4. GRADO DE INMUNOGENICIDAD
Los antígenos pueden ser más o menos inmunogénicos, como por ejemplo, los virus en su mayoría, poseen una amplia gama de variedades de epítopes en su superficie, lo que los hacer ser buenos antígenos y promotores de larga inmunidad. Pero no ocurre lo mismo con bacterias como las del género Leptospira, que poseen una pared con muchos polisacáridos, poco inmunogénicos, lo que promueve apenas una inmunidad de corta duración y traduce en la necesidad de refuerzos. (DAY,HORZINEK, SCHULTZ, 2010; TIZARD, SCHUBOT, 2009).

5. RADIOTERAPIA/QUIMIOTERAPIA
Estos tratamientos pueden destruir los glóbulos blancos del organismo, dificultando la producción de anticuerpos.

6. MALA NUTRICIÓN
La respuesta inmunológica del animal es dependiente de la replicación de las células y síntesis de compuestos proteicos y puede verse afectada en animales desnutridos o con parasitismos
intensos.

Los nutrientes como Vitaminas (A, D, E), hierro, zinc y magnesio tiene estrecha relación con el buen funcionamiento inmunológico. La desnutrición ocasiona disminución de anticuerpos humorales y de superficie de las mucosas, afecta además la inmunidad celular, el número total de linfocitos T, poder de fagocitosis, funcionamiento del sistema complemento, producción de citocinas, entre otros.

La hipoproteinemia puede desencadenar atrofia de los órganos linfoides y timo, y considerando que las citocinas son constituidas por aminoácidos, es comprensible que una ingestión inadecuada de proteínas comprometa el sistema inmune (CHANDRA, 1992).

7. ESTRÉS
Las prostaglandinas pueden aumentar el nivel de AMPC (adenosina monofosfato cíclico), que está relacionado a la inhibición de la maduración de los linfocitos T (BISPO, PEREIRA, 1994).

“ A pesar de que ninguna vacuna garantiza 100% de eficacia, esta práctica aún es la más recomendada en la prevención de enfermedades, ya que no vacunar puede aumentar hasta 100 veces la ocurrencia de enfermedad en la población canina”. MARTINS, LOPES, FRANÇA, 2009

PREGUNTAS FRECUENTES:

1- ¿LOS ANTICUERPOS MATERNOS PUEDEN INHIBIR LA INMUNIZACIÓN CON VACUNAS INACTIVADAS?
Sí. Si el producto requiere dos dosis y la primera es bloqueada por los anticuerpos maternos, entonces la segunda dosis no inmunizará. En estas circunstancias, la segunda dosis funcionará como la primera (si no es bloqueada) y será necesaria una tercera dosis para inmunizar y reforzar (WSAVA, 2015).

2- ¿QUE PUEDO ESPERAR DE LAS VACUNAS ESENCIALES EN TÉRMINOS DE EFICACIA EN EL PERRO CORRECTAMENTE VACUNADO?
Los perros vacunados correctamente contra CDV, CPV-2 y CAV-2 tendrían cerca de 98% de protección (WSAVA, 2015).

3- ¿LAS VACUNAS ACTUALES DE CPV-2 PROPORCIONAN PROTECCIÓN ANTE LA NUEVA VARIANTE CPV-2C?
Sí. Las vacunas CPV-2, independientemente de la variante que contengan, estimulan una respuesta inmune activa que contempla protección contra todas las variantes de CPV-2 (WSAVA, 2015; YAMADA, 2007).

4- ¿CUANDO SE UTILIZA UNA VACUNA DE LEPTOSPIRA SERÍA MEJOR UTILIZAR UNA CON DOS SEROGRUPOS O UNA CON MÁS, POR EJEMPLO, UNA VACUNA CON TRES O CUATRO COMPONENTES?
Cuando se utiliza una vacuna (bacterina) de Leptospira en perros de alto riesgo, se debería utilizar una vacuna que contenga todos los serotipos que causan enfermedades en perros en cada región, si está disponible. En muchos países no se conoce suficientemente cuáles los serogrupos que están circulando en la población canina, pero se recomienda realizar con prioridad tales estudios (WSAVA, 2015).

5- ¿EL NÚMERO DE DIFERENTES ANTÍGENOS PRESENTES EN LAS VACUNAS POLIVALENTES AFECTARÁ NEGATIVAMENTE LA EFICACIA DE LA VACUNA?
No. Para que una vacuna multivalente obtenga licencia, el fabricante debe demostrar que cada componente de la vacuna puede inducir inmunidad protectora, generalmente en estudios de desafío.

6- ¿ES MEJOR USAR VACUNAS QUE CONTIENEN CEPAS LOCALES EN LUGAR DE VACUNAS IMPORTADAS?
En la mayoría de los casos, la variación de cepa no altera los el estímulo de Anticuerpos, en el caso de Leptospira, la inclusión de los serogrupos localmente importantes adicionales en una vacuna pueden conducir una mayor protección (WSAVA, 2015).

7- ¿EL TRATAMIENTO CON GLUCOCORTICOIDES EN EL GATO O PERRO INTERFIERE EN LA INMUNIDAD DE LA VACUNA?
Sí. Se recomienda la revacunación varias semanas (2 o más) tras el fin de la terapia con glucocorticoides, especialmente cuando el tratamiento ocurrió durante la serie inicial de vacunas esenciales (WSAVA, 2015).

8- ¿ DEBO VACUNAR UN ANIMAL ENFERMO CON HIPERTERMIA O ESTRESADO?
No. Esto es contrario a la recomendación de la mayoría de las fichas técnicas y prospectos de los fabricantes (WSAVA, 2015).

9- ¿PODEMOS VACUNAR PERROS ANTES DE LAS 4 SEMANAS DE EDAD?
No. Los perros con esa edad poseen anticuerpos maternos que bloquean la capacidad de las vacunas en estimular el sistema inmunológico (WSAVA, 2015).

10- ¿CUÁNDO SE DEBE DAR LA ÚLTIMA DOSIS DE LA VACUNA EN UNA SERIE INICIAL DEL PERRO O GATO?
La última dosis debe ser administrada a partir de las 16 semanas de vida o 
después (WSAVA, 2015).

11- ¿CUÁNDO UN ANIMAL RECIBE UNA VACUNA QUE REQUIERE DOS DOSIS PARA INMUNIZAR (POR EJEMPLO, VACUNAS MUERTAS, COMO  BACTERIANAS DE LEPTOSPIRA O VIRUS DE LEUCEMIA FELINA) Y NO RETORNA PARA RECIBIR LA SEGUNDA DOSIS EN HASTA 6 SEMANAS DE INTERVALO, HAY ALGUNA INMUNIDAD?
No. Una dosis de vacuna inactivada no proporciona inmunidad. La primera dosis es para estimular el sistema inmunológico y la segunda es para inmunización. Si no sea hecha la segunda dosis dentro de 6 semanas de la primera, el protocolo deberá ser reiniciado. (WSAVA, 2015).

12- ¿LA DEFICIENCIA NUTRICIONAL SEVERA AFECTA LA RESPUESTA INMUNE A LAS VACUNAS?
Sí. Ya fue demostrado que ciertas deficiencias severas de vitaminas y oligoelementos ( por ejemplo, vitamina E y selenio), pueden interferir con el desarrollo de una respuesta inmune protectora en los perros. Deficiencias nutricionales conocidas o sospechas deben ser corregidas y los animales deben ser revacunados para asegurar que haya una inmunidad protectora adecuada (WSAVA, 2015).


13- ¿SI EL PERRO O GATO NO RECIBE CALOSTRO, TENDRÁ ALGÚN TIPO DE PROTECCIÓN PASIVA POR LOS ANTICUERPOS DE LA MADRE?
Dependiendo del tipo de anticuerpos de la madre tendrá poca o, más probablemente, ninguna protección ya que aproximadamente 95% o más de los anticuerpos pasivos son obtenidos por el calostro, son absorbidos a través de los intestinos y disminuyen dramáticamente a las  16 semanas 
(WSAVA, 2015).

14- ¿EXISTEN PERROS Y GATOS QUE NO DESARROLLAN UNA RESPUESTA INMUNE A LAS VACUNAS?
Sí. Esta es una característica genética vista en algunas razas y estos animales son llamados “no respondedores”. Si el animal es un “no respondedor” a un agente altamente patogénico, como el parvovirus canino o el virus del panleucopenia felina, este puede morir en caso de infección. Si un animal no desarrolar una respuesta de anticuerpos después de la revacunación, debe ser considerado con un no respondedor genético. 
Algunas razas de perros son sospechosas de ser poco respondedoras a las vacunas. Se cree (pero no fue demostrado) que la alta susceptibilidad al CPV-2 reconocida en ciertos Rottweilers y Dobermans durante la década de 1980 (independientemente de su histórico de vacunación) se relaciona en parte con una alta prevalencia de no respondedores (HOUSTON et al., 1994).
 Estudios muestran que en la población canina 1 en cada 5.000 perros son no son respondedores para CDV, 1 en cada 100.000 para CAV y 1 para cada 1.000 para CPV-2 (WSAVA, 2015).

15- ¿CÓMO SE DEBE VACUNAR LOS PERROS GENÉTICAMENTE DEFICIENTES?
Todos los canes deben ser vacunados de la misma manera (con una vacunación final en las 16 semanas de edad o más) y si hay preocupación mayor acerca de la potencial falta de respuesta, se puede realizar una prueba serológica a las 20 semanas de edad.
Estos animales simplemente carecen de habilidad inmunológica para montar una respuesta inmune a algunos antígenos en particular y nunca responderán a los componentes de la vacuna (WSAVA, 2015).